Carta de Sorolla a Clotilde. 10 u 11 de junio de 1898

Sorolla y Clotilde. Fotografía de Antonio García del Castillo (1900)

Publicamos una nueva carta en donde Sorolla escribe a su esposa Clotilde desde Jávea en esta segunda estancia de 1898. Después de unos días de preocupación por no poder pintar tranquilamente aquello que quiere hacer el pintor, parece que el famoso permiso para hacerlo llega a su fin. La carta dice lo siguiente:

Carta CFS / 290

“Querida Clotilde, por fin gracias a Dios vino el permiso para poder trabajar, estoy muy contento, y sólo me faltaba que tú estuvieras aquí para ser el complemento, y los chicos no digamos, entonces el delirio, pues esto es muy bonito.

Pasamos por casualidad ayer mal día los dos, pero supongo que ya hoy tú y los niños estaréis bien, dales muchos besos.

Terrible cosa es lo de Manila pero cree [que] aún se pondrá todo más feo, estamos pagando cuentas atrasadas, lo triste es que cueste la vida a tanto desgraciado que no tiene culpa de nada.

Ahora no espero pase nada en la Península, y caso de que el papá dijera algo de malas noticias, comunícalo enseguida para salir; Dios no lo quiera y que podamos pasar el verano bien.

Ya contesté a Miralles

Hoy ya he pintado por la mañana en mi fondo de la Caleta, aún queda trabajo para unos días, pues es muy difícil y no puedo correr, y ya que estoy aquí vale más hacerlo bien.

Cuídate mucho, besos a los nenes, y muchos, muchos de tu

Joaquín”.

Por esta carta vemos que al final Sorolla obtiene el permiso tan esperado para poder pintar en Jávea libremente y que necesitaba ante la prohibición desde la gobernación de Alicante de poder tomar dibujos, pinturas o imágenes de la costa por la guerra hispano-estadounidense (ver post). La aceptación del permiso ya venía anunciado por su esposa Clotilde, quien le escribió una carta el día 10 de junio diciendo: “Por las tuyas veo que, aunque no lo que tú quisieras, vas pintando algo, menos mal; supongo que ahora ya tendrás el permiso para pintar lo que quieras pues según me dijo papá hoy te lo darían”.  Sorolla ya se encuentra feliz y tranquilo y refleja en sus palabras la belleza que tiene Jávea y lo mucho que echa de menos a su esposa e hijos.

Con respecto a las noticias sobre Manila que comenta Sorolla y que Clotilde le transmitió su preocupación en el día anterior (ver carta), se trata de una noticia que se hace eco en toda la prensa nacional aunque supongo que Clotilde y Sorolla la leyeron en Las Provincias. Diario de Valencia (Año XXXIII, nº 11.610, jueves 9 de junio de 1898, p. 1). Bajo el titular “Manila en peligro” se comenta: “Ayer no se habló de otra cosa en Valencia, como ocurriría seguramente en toda España, y como nos telegrafían sucedió en Madrid, donde la espectación es profunda, en espera aún de peores nuevas”.

Recorte de Las Provincias. Diario de Valencia (Año XXXIII, nº 11.610, jueves 9 de junio de 1898, p. 1)

Haciendo un resumen de lo acontecido en esta segunda estancia en Jávea en 1898 diremos que Sorolla tiene una estancia más larga que la primera en 1896, concretamente del 6 al 25 de junio. En estas fechas su producción no es muy amplia ya que el principal problema fue la prohibición de pintar y tomar apuntes en la bahía de Jávea ante la situación de la guerra hispano-estadounidense con los anunciados desastres de 1898 en el que España perderá Cuba, Filipinas y Puerto Rico. A ello le tenemos que sumar que algunos días tampoco hizo un tiempo adecuado para pintar y además que Sorolla sufrió algunas molestias de estómago y cabeza.

This slideshow requires JavaScript.

El resultado de esta estancia será la realización de (hasta el momento que conozcamos) tres cuadros, Algarrobo (1898), la Caleta (1898) y Cordeleros de Jávea (1898) que serán presentadas en diversas exposiciones posteriores. También realizará dos notas de color sobre la temática de los cordeleros, así como cuatro notas de color del paisaje javiense.

Fuente:

  • PONS SOROLLA, B. y LORENTE SOROLLA, V.: Epistolarios de Joaquín Sorolla: III. Correspondencia con Clotilde García del Castillo (1891-1911).  Editorial Anthropos. Barcelona, 2009, Carta 117, p. 99-100
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s