Anécdotas de la estancia de Joaquín Sorolla en Jávea (II)

Retrato del Doctor González (1905) / Autorretrato de Sorolla (1909) / Retrato del doctor Luis Simarro (1896)

Continuamos con nuestra sección de anécdotas de la estancia del pintor Joaquín Sorolla en Jávea añadiendo una más que comenta Ramón Llidó en su libro Jávea, un paraíso escondido (1968). En el pasado post hablamos sobre la relación entre Sorolla y Julio Cruañes y el “posible” motivo por el que pudo venir a Jávea. En esta ocasión trataremos sobre la relación de Joaquín Sorolla con dos hombres del mundo de la ciencia y la medicina, algo que no debe resultar nada extraño ya que para Sorolla fue un tema que de alguna forma también le llegó a interesar.

Sobre el doctor Jaime González Castellano, el doctor Luis Simarro Lacabra y Joaquín Sorolla:

Ramón Llidó nos narra lo siguiente:

“Sorolla termina el encargo de don Julio Cruañes, pero sigue residenciado en Jávea, donde pinta entre pescadores y gentes del campo. Traba amistad entonces con don Jaime González Castellano, médico ilustre de la localidad, al que conocía por sus campañas a favor de las colonias escolares y por su labor en pro de los enfermos contagiosos en unión de don Joaquín Ballester y el P. Carlos Ferris, de feliz recordación. Sorolla admira al doctor González no sólo por su ciencia, sino por su grandeza de alma. “Sempre el veía dos pams damunt de terra”, decía. Un día, enzarzados en una discusión, junto a la playa, el doctor González y don Luis Simarro, Sorolla plantó su caballete y se puso a pintar. Cuando ambos interlocutores se le acercaron, vieron con sorpresa que había pintado la cabeza del doctor González, totalmente conseguida”.

Doctor González de Jávea (1905) Joaquín Sorolla (Museo de Bellas Artes de Valencia)

El doctor Jaime González Castellano fue un javiense y destacado médico dermatólogo que se preocupó por concienciar a la sociedad española de principios del siglo XX sobre el problema de la lepra y en consecuencia ayudar a fundar el Sanatorio de Fontilles junto el Padre Carlos Ferris y Joaquín Ballester. Un hombre al que Sorolla le tenía gran admiración por su labor científica al tiempo que también lo tenía hacia el neurólogo Luis Simarro Lacabra, con quien Sorolla tenía una cercana amistad en Madrid acudiendo a su casa y laboratorio personal asiduamente. Como consecuencia de esta amistad Sorolla le realizará diversos retratos personales en su laboratorio trabajando. Quizás esta amistad fue la que le llevó al doctor Simarro a visitar Jávea y coincidir con el doctor González y con Joaquín Sorolla en uno de los veranos en que estuvo aquí trabajando.

El doctor Simarro en el laboratorio (1897) Joaquín Sorolla (UCM. Legado Fundación Simarro)

¿Será el retrato del doctor González conservado en el Museo de Bellas Artes de Valencia el que pintó  en la anécdota que se comenta? Estoy convencido que anécdotas como estás aún quedan en el recuerdo de los descendientes de aquellos javienses que compartieron el tiempo con Sorolla en Jávea y que muchas de estas anécdotas, aún siendo interpretadas a lo largo del tiempo, son interesantes de conocer. Que no existan testimonios escritos de la época, cartas personales o documentos que lo den por “ciertas” no significa que no se produjeran y resulta curioso que las conozcamos, así que, espero poder llegar a contar algunas de ellas a medida que las vaya conociendo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s