El Cabo de San Antonio. Jávea. 1897

El Cabo de San Antonio, Jávea. Joaquín Sorolla. 1897

Esta pintura titulada El Cabo de San Antonio, Jávea, es la primera pintura que realizó Sorolla en esta primera estancia y toma de contacto con el paisaje de Jávea.

Personalmente esta pintura me invita a la tranquilidad, a la relajación, es como estar en un lugar escondido en donde solamente te encuentras tú con la naturaleza, las rocas, el mar, la montaña y el cielo. Invita a meterte en el cuadro, a bañarte en esas aguas de azul turquesa, invita a nadar, a tomar una barca y llegar hasta el extremo del cabo. También la pintura expresa soledad o un lugar virgen, recóndito en donde apenas se ven arquitecturas, parece incluso un paraíso terrenal. La luz es brillante, nítida y clara de una día soleado y despejado. Ofrece una sensación de calor y al mismo tiempo se puede sentir una ligera brisa. Para mí es un cuadro sonoro porque ver esta pintura parece que estoy oyendo el rumor del agua al chocar ligeramente con las rocas, un rumor tranquilo y apacible.

Reconozco que antes de conocer este cuadro visité Jávea y me admiró la luz y claridad que tenía, ofrecía algo mágico y distinto a lo conocido en la costa de levante. Después al compararlo con este cuadro de Sorolla, me encantó y me sorprendió porque lo que veía con mis ojos en ese momento fue lo que Sorolla pudo ver cuando vino por primera vez. A pesar de haber pasado unos 120 años, y que Jávea ha crecido y se ha desarrollado urbanísticamente, ahí estaba, el mismo perfil del cabo de San Antonio, la misma luz, la misma claridad y el mismo mar transparente.

Este cuadro fue realizado en 1897, por lo que no fue una pintura hecha directamente en el lugar sino como producto de algunos apuntes que tuvo que realizar y que hoy desconocemos. Está firmada y participó en la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid (1897), después en la exposición personal de París en 1906, la exposición personal de Londres en 1908 y en la Exposición Homenaje a Joaquín Sorolla que se celebró en Valencia en 1944.

Es una pintura de paisaje, realizada con pinceladas rápidas y enérgicas con colores muy vivos en donde destaca el contraste del agua azul turquesa y transparente que tanto le impresionó a Sorolla con los tonos ocres rojizos y verdosos del cabo.

Pintura de Joaquín Sorolla comparada con el punto de vista actual (Imagen: www.lamarinaplaza.com)

El punto de vista desde donde se ha tomado la pintura es la ensenada de Jávea. Lógicamente hoy está muy cambiada pero cuando Sorolla llegó en 1896, el puerto era simplemente un  muelle que encerraba a la Caleta (hoy totalmente urbanizada). En su momento la costa de la Caleta y su continuación hasta el extremo del cabo era agreste y virgen, con las rocas dando directamente al mar. Aunque hoy está muy urbanizado y ampliado, el perfil del cabo es perfectamente reconocible ya que su fisonomía apenas se ha desvirtuado.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s