Carta de Sorolla a Clotilde. 7 de octubre de 1896

Cabo de San Antonio en Jávea (Imagen particular)

Tercera carta que escribe Joaquín Sorolla ya instalado en Jávea a su esposa Clotilde que se encuentra en Valencia. (CFS/268)

“7. Octubre 1896.

Querida Clotilde:

Supongo en tu poder mis cartas y telegrama, llevo con hoy dos días sin hacer nada, pero mañana rompemos el fuego. Esto tiene lo que yo deseo y más, y si tú vieras lo que yo tengo delante de mi casita, no encontrarías palabras para enaltecerlo, yo enmudezco de la emoción que aún me domina, imagínate que mi casa está situada en el mismo Mónaco. Esto es todo una locura, un sueño, el mismo efecto que si viviera dentro del mar, y a bordo de un gran buque, ¡qué mal hiciste en no venir! Serías tan feliz… ¡gozarías tanto! es el sitio que soñé siempre, mar y montaña, pero qué mar, nosotros los que vivimos meses en Valencia no podemos tener idea justa de esta grandiosa naturaleza, el cabo de San Antonio es otra maravilla, un monumento de color rojizo enorme inmenso, y un color en las aguas de una limpieza y un verde brillante, puro, una esmeralda colosal, y enfadado creo sea el acabose. Desde mi alcoba veré, Dios mediante, mañana una masa azul. Ibiza, el cabo de San Antonio y de San Martín, en fin querida mía, si estuvieras gozarías -me voy a dormir, no puedo más me rinde el cansancio, tanto he andado y el venir montado en borrico me proporcionó unas agujetas que no puedo mover las piernas, un beso y buenas noches; -buen día-, he dormido bien y ya no me duele nada, he visto salir el sol rojo, el mar está etc. …, magnífico, ya no sé cómo decirlo.

Aquí vivo solo, con un criado que me proporcionó un Sr. muy amable del pueblo. La casa pequeña pero muy bonita, es sólo para mí, la he alquilado para estos días que necesite hacer mis estudios, pues Jávea está [a] unos quince minutos del mar. Estoy muy obsequiado, parece esté entre gente que me conozca de tiempo, ayer no me dejaron hacer nada, pero acompañado por la plana mayor visitamos todo el pueblo, tienen una iglesia gótica completa, mejor que la Catedral de esa, digna de estudiarse y algunas cosillas más, interesantes, el pueblo recuerda, con mejor color, cosas de Toledo, y tiene un conjunto el aspecto de estar viviendo en pleno siglo XVII.

Adiós, me voy a trabajar, dirígeme las cartas al Sr. D. Julio Cruañes, suplicada etc. … Jávea.

Besos a los chicos y muchos de tu

Joaquín”

Sorolla al llegar a Jávea decide no alojarse en el pueblo antiguo sino hacerlo en el puerto. Un puerto que en aquellos momentos estaba formado por una serie de casas viejas de pescadores y un pequeño muelle rústico que sobresalía. El lugar exacto donde Sorolla se alojó en esta estancia no puedo precisarlo aunque será un tema que intentaré tratar en otro post, pero posiblemente estuvo en una pequeña casa de pescadores ubicada sobre el talud que hay entre la Carrer de Pescadors y Calle La Caleta, una casa que daba directamente al antiguo muelle y desde cuya ventana vería la bahía de Jávea y el cabo San Martín de frente y parte del cabo San Antonio a su izquierda.

Antiguo puerto de Jávea hacia la década de 1930. Se aprecia a la derecha de la imagen Villa Consuelo, una vivienda terminada en 1920

En estos primeros días apenas puede trabajar ya que gracias a las cartas de recomendación será recibido por el ayuntamiento de la población quienes le acompañan para que conozca el pueblo de Jávea. Le llama la atención la iglesia de San Bartolomé, un edificio fortificado levantado en su origen en el siglo XIV y ampliado durante el siglo XVI. Tiene un aspecto de fortificación, está cubierto por una serie de bóvedas góticas y dos bellas portadas de estilo gótico.

Portada sur y escalinata de la iglesia de San Bartolomé de Jávea en una imagen antigua, tal y como la conoció Sorolla y una imagen actual

Sabemos que la escalinata y la portada de la fachada sur de la iglesia fue pintada por Sorolla en esta primera estancia según queda reflejado en el testamento de Sorolla.

Sorolla hace una referencia a que la correspondencia se le haga llegar a don Julio Cruañes Soler, hombre destacado en Jávea que en este mismo año de 1896 ostentaba el cargo de vicepresidente de la Junta Local de Salvamento de Náufragos y con quien empezará a tener una amistad con Sorolla hasta el punto de que el pintor le realizará un retrato y le invitará a su casa de Jávea para que acuda a pasar estancias vacacionales.

Retrato de don Julio Cruañes Soler realizado por Joaquín Sorolla en 1905 (Colección Privada)

Referencias:

  • CODINA BAS, Juan Bautista: Diccionario Biográfico Javiense Abreviado. 2015
  • PONS SOROLLA, B. y LORENTE SOROLLA, V.: Epistolarios de Joaquín Sorolla: III. Correspondencia con Clotilde García del Castillo (1891-1911).  Editorial Anthropos. Barcelona, 2009, Carta 111. pp. 95-96
Advertisements

One Comment Add yours

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s